ANABOLISMO VS CATABOLISMO

Anabolismo

Los procesos anabólicos son, básicamente, procesos de construcción, crecimiento o de síntesis, en los que se obtienen moléculas grandes partiendo de otras moléculas más pequeñas.

Mediante los procesos anabólicos se obtienen moléculas que forman nuevas células. Durante estos procesos de construcción se consume gran cantidad de energía, por ejemplo, a través de las reacciones de construcción de proteínas, a partir de aminoácidos. El anabolismo es el proceso metabólico responsable de la formación de los componentes celulares, de los tejidos musculares y, por tanto, del crecimiento.

Tras realizar un entrenamiento de desarrollo muscular, conseguir un buen anabolismo se traduce en un buen entrenamiento si le sigue un buen descanso (aportando una adecuada alimentación). Significará que habrás elevado el nivel de testosterona antes de que se haya iniciado el catabolismo. En musculación, el anabolismo es el proceso metabólico más importante para el crecimiento muscular, las hormonas anabólicas que regulan estos procesos anabólicos son la testosterona, la insulina y la hormona de crecimiento.

Catabolismo

A través de los procesos catabólicos, de destrucción o de degradación, tu metabolismo degrada las moléculas grandes (procedentes de los alimentos o de las reservas del organismo) transformándolas en moléculas más pequeñas. Además, también se encarga del almacenamiento de la energía química desprendida en forma de moléculas de Adenosín Trifosfato (ATP), mediante la destrucción de las moléculas grandes que contienen una gran cantidad de energía.

Durante estos procesos de degradación se produce energía, que se utiliza cuando tu organismo lo necesita, y lo hace de tres maneras: utilizándola para que tus células musculares puedan contraerse, utilizándola en los procesos anabólicos y utilizándola para mantener la temperatura corporal. La hormona catabólica que regula el proceso del catabolismo es la adrenocorticotropina (ACTH), que ocasiona la secreción de las hormonas cortisol y glucocorticoides.

Aspectos clave para evitar en catabolismo

Para favorecer de forma adecuada los procesos anabólicos o de crecimiento muscular, habrá que impedir el proceso inverso (catabolismo muscular) y, para ello, tendrás que cumplir varios aspectos clave:

  • Horas de sueño: resulta fundamental dormir correctamente, al menos unas 8 horas. Durmiendo, te regeneras y creces muscularmente ya que promueves el anabolismo muscular, aunque si tu objetivo es el desarrollo muscular, estando en ayunas se puede llegar a catabolizar ya que tu metabolismo se volverá más lento. Por esta razón, sería conveniente que tomaras proteínas de asimilación lenta antes de acostarte.

  • Ejercicios aeróbicos: controla la duración de tus entrenamientos aeróbicos. Si bien cuando pases de los 40 minutos de entrenamiento conseguirás quemar grasa, se agotarán tus reservas energéticas y, si incrementas la duración (1h45 – 2h), se producirá catabolismo muscular.

  • Dieta: el aspecto más importante. Es fundamental que entiendas que, para evitar el catabolismo y promover el anabolismo, ¡hay que comer! De esta forma, aportarás a tu organismo la energía suficiente que le hace falta, ten en cuenta que evitando el hambre y el ayuno conseguirás evitar el catabolismo.

  • Intensidad: un entrenamiento de calidad es aquel en el que se incrementa la intensidad de manera que se produzcan adaptaciones importantes en tu organismo, este factor de entrenamiento es necesario para conseguir provocar el desarrollo muscular. Por otra parte, es vital realizarlo con plenas reservas de glucógeno para evitar que se agoten y por consiguiente, para evitar el catabolismo.

Según tu objetivo muscular, no solamente será necesario que conozcas el significado y los efectos de estos procesos sino saber cuándo y cómo aplicarlos, por ello es fundamental que cualquier programa sea debidamente orientado por profesionales que acentúen de forma conveniente estos procesos metabólicos.