Qué es y cómo solucionar el problema del flato

Imagen de Ok diario

Al entrenar de forma vigorosa a veces pueden surgir ciertas molestias o dolores en el entrenamiento, lo que provoca que detengas tu práctica. Por este motivo, en el blog de Atletismo sin Límites te presentaremos una serie de estas molestias durante en el entrenamiento, qué son y cómo solucionarlas para que la próxima vez que aparezcan sepas cómo detenerlas. Hoy te hablaremos sobre “el flato”, así es que continúa leyendo. 

¿Qué es flato?

Es una molestia que se presenta de forma aguda en la parte superior del abdomen en el costado. Suele sentirse como un pinchazo en el momento de realizar ejercicio de manera enérgica durante la carrera.  

Existe un mito acerca de este dolor y que su causa tiene que ver con el consumo de agua durante la práctica. Esto es totalmente falso, e incluso es recomendable ingerir agua mientras se entrena, y más aún si son carreras largas y de alto rendimiento.  Lo que los provoca, en mayor medida, los ejercicios de impacto, por lo que es poco usual que la gente sientan dolor de flato en deportes como la natación o andar en bici. 

Es común que las personas que no acostumbradas a realizar deporte padezcan de estos dolores porque su aporte de oxígeno hacia los músculos y el flujo de la sangre en las respiraciones es inadecuado. 

Una buena práctica y una respiración consciente harán que se eviten estos dolores. Hay corredores que aunque corran por un largo tiempo, y que incluso puedan platicar con alguien más que los acompañe en el entrenamiento, no sufran de ningún tipo de molestia. Se trata, entonces, de entrenar al ritmo de cada corredor sin hacer esfuerzos que sobrepasen las capacidades que en ese momento tiene su cuerpo.

Algunas de las recomendaciones para evitar el flato son: 

  • Respirar de manera adecuada, controlada y consciente.

  • Inhalar y al momento de soltar el aire hacerlo con fuerza. 

  • Disminuir el ritmo del entrenamiento durante la carrera.

  • Flexionar el cuerpo hacia adelante, a la altura del tronco y dar masaje a la zona que molesta. También se puede apretar un poco mientras se masajea.

  • Estar pendientes de los alimentos que puedan provocar las molestias.

  • Fortalecer la zona abdominal mediante ejercicios.

Ahora ya lo sabes: para un entrenamiento sin dolor sigue estos sencillos consejos.

¡Hasta pronto!