¿Por qué la actividad física es tan importante?

A lo largo de la existencia humana ha habido un desequilibrio entre nuestro pasado y nuestro presente, pues nuestro código genético ha evolucionado y se ha adaptado a las nuevas exigencias y hábitos del mundo actual. No obstante, la actividad física siempre ha sido imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, así como para el mantenimiento de una vida saludable.

Hoy día nuestras actividades cotidianas nos demandan mucho tiempo, por lo que el ejercicio se deja, a veces, en segundo plano. Aunado con esto, los malos hábitos generan enfermedades de las cuales, por desgracia, muchos mexicanos padecen. En el 2018 el Inegi reportó un 88.6% de defunciones relacionadas a enfermedades a causa del corazón, la diabetes y tumores, principalmente. Por esta razón en el blog de esta semana nos dedicamos a hablar de las enfermedades que causan los malos hábitos y su repercusión que tienen sobre el organismo.

Problemas cardiovasculares

La evolución y el progreso nos han orillado a reducir nuestra práctica física al mínimo. Además, nuestra ingesta diaria muchas veces no es del todo equilibrada y en ocasiones excede el consumo recomendado.  Esto nos lleva a producir enfermedades relacionadas al denominado síndrome metabólico, que está conformado por enfermedades como la obesidad, diabetes, hipertensión, dislipemia y arterioesclerosis (ateroesclerosis).

Las consecuencias que dejan los problemas cardiovasculares son inmensas, y constituyen una de las causas principales de muerte en el mundo. Otro de los efectos que causan la falta de movilidad es la apatía, pérdida de la autoestima, inestabilidad emocional y falta de seguridad. Sin embargo, esto puede cambiar al realiza una práctica de ejercicio constante, la cual actuará ante los riesgos cardiovasculares y mejorará el estado anímico de quien lo realiza.

El sobrepeso provoca: 

  • Atracones y hábitos de comida compulsiva

  • Pérdida de movilidad y fuerza

  • Fatiga constante

  • Apatía, desánimo y autoestima baja

  • Sobrecarga articular

  • Riesgo o padecimiento de enfermedades como la diabtes, hipertensión, hiperlipemia y arterioesclerosis 

Sin duda cualquier actividad ayuda al cuerpo, pero el correr tiene la ventaja de ser sencillo, es barato y no requiere de mucho tiempo. Bastan con un entrenamiento de tres veces a la semana en un tiempo que no sea inferior a los 30 minutos. 

Para reducir o prevenir estas enfermedades también es recomendable llevar una dieta rica y equilibrada, según los requerimientos necesarios a la edad, estatura y peso; eliminar el consumo de tabaco, y evitar el exceso de calorías que provengan de grasas animales.

El tabaco puede provocar una adicción que destruya el sistema respiratorio de manera progresiva, pues elimina poco a poco la superficie de intercambio en los pulmones. Impide una capacidad respiratoria óptima, lo cual debilita el rendimiento de nuestras actividades en la vida cotidiana y en el ejercicio. 

Consejos de salud

Elimina el tabaco y el estrés
Sigue una dieta saludable y equilibrada
Práctica ejercicio de manera activa y constante

Estos pequeños cambios harán la diferencia. Recuerda que una vida debe de ser bien vivida, y esto solo se logra sin enfermedades. Así es que date tiempo de llevar a cabo esos pequeñas transformaciones y sal a correr. Tu salud te lo agradecerá.

¡Hasta la próxima!